sábado, 5 de mayo de 2012

El arte gótico: introducción y características generales de la arquitectura


Fachada de la iglesia notre-Dame de l'Epine, Francia

A partir del Renacimiento, la palabra 'gótico' comienza a utilizarse para denominar de alguna manera la "barbarie" de la Edad Media. Es un término despreciativo utilizado por el historiador florentino Giorgio Vasari  (siglo XVI) para referirse a un estilo que en aquel momento se lo atribuían a los Godos, un pueblo germánico que se instaló en occidente luego de la caída del Imperio Romano.

Hoy, definimos como arte gótico aquel que se gestó luego del estilo románico, que fue sobretodo un arte religioso y que empezó en la mitad del siglo XII y se desarrolló hasta la mitad del siglo XVI. Según varios teóricos recientes, ubicamos su inicio en Francia entre 1140, seguido en Inglaterra y en España entre 1150 y 1175. Mucho después llegaría a Alemania, quizás un siglo después, y aún más en Italia. El mismo surge como un desafío arquitectónico para poder crear edificios más altos y de mayor superficie. Los edificios románicos (estilo que lo precedió) solían ser bajos, de muros muy gruesos y pesados para poder sostener el techo. A la vez, debían poseer contrafuertes para que los muros no se caigan y resistan tanto peso. Todo esto impedía además poder ubicar grandes ventanales ya que los muros no resistirían. Eran muchos porblemas a resolver...

Iglesia de estilo románico: poca altura, muros gruesos, pocas ventanas... se recuadra en rojo la utilización de arcos de medio punto; en azul, la presencia de contrafuertes que ayudan a soportar el peso. Poco estilo.

Fue entonces que los arquitectos desarrollaron soluciones que tenían una utilidad física pero también una función estética: por un lado, el arco ojivado capaz de repartir mejor el peso del techo y al mismo tiempo generar la sensación de altura; por otro lado, el arco botante, cuya función es la de alivianar los muros, y la de generar la sensación de volumen. Además, este permitió la construcción de grandes ventanales que dieron lugar a los bellísimos vitrales góticos, que no sólo servían para dar un poco de luz al interior sino que también debían crear una atmósfera única dentro de la iglesia. En definitiva, se logró crear un estilo elegante y refinado.

Ya que se desarrolló sobretodo en edificaciones religiosas, la estética buscaba generar un efecto psiocológico al espectador, quien debía sentir, por ejemplo, la grandeza de Dios en la altura de la iglesia, el miestrio de Dios en la aparición de distintos volúmenes, la luz divina en la aparición de los vitrales. Entrar en una iglesia se había convertido en una experiencia estética y religiosa a la vez.

Arriba, imágen de los arcos ogivados. Abajo, presencia de grandes ventanales y posibilidad de altura, además de la presencia de diferentes volúmenes



Arcos botantes que ayudan a soportar el peso

En conclusión, el gótico se caracteriza por  la amplitud del espacio, la aparición del volumen y el aumento de la luminosidad dentro de las construcciones, a comparación del estilo predecesor. Con él, se acabaron los gruesos muros sostenidos por contrafuertes y las pesadas construcciones macizas y oscuras para pasar a bellos edificios de gran altura, portadores de una vasta decoración y generadores de una experiencia única e irrepetible en el espectador.

Como último detalle, cabe agregar que conforme fue pasando el tiempo, se fueron sumando variantes dentro del mismo estilo, como el gótico radiante y el flamígero, en los cuales la decoración toma un protagonismo tal que casi no se observa la estructura en sí misma.



9 comentarios: