domingo, 4 de marzo de 2012

El estilo Rococó en Francia : surgimiento


Fue luego de la muerte de Luis XIV (1715), cuando el arte se desprende de muchas de sus restricciones. El Rey Sol gustaba mostrarse como el amo de la naturaleza a través de lo simbólico, aplicando la racionalidad en todo lo que lo rodeaba (arquitectura, jardines, protocolo, arte, etc.). Se mostraba como el hombre más poderoso de su tiempo a través de la representación artística. Orden, mesura y disciplina son tres adjetivos fundamentales cuando describimos la época de Luis XIV. El arte no escapaba a ello, el cual además se había convertido en una herramienta política y se encontraba atada a convenciones indeclinables.

El rococó se incia en Francia, sobretodo en las artes decorativas, hacia el 1720. El término proviene de la palabra francesa "rocaille" (piedra) y "coquille" (concha), elementos de gran importancia para la ornamentación de interiores en este período. Este estilo, en la pintura, retrataba un mundo de artificialidad y juegos. Aunque poco formal, era en esencia un arte de la aristocracia y enfatizaba lo que ahora parece haber sido el irreflexibo e indulgente estilo de vida de la nobleza en aquel momento, y no ya la moral, la piedad, la disciplina, la razón o el heroísmo de aquel arte del período del Rey Sol.

La llegada de la regencia, seguida por Luis XV, llenó de nuevos aires el arte francés. Se deja de lado la pintura seria y psicológica para dar lugar a temáticas mas livianas. Si bien los temas anteriores siguen existiendo y siendo apreciados, ha empezado a haber en este momento una preferencia por lo simple y lo natural, aquello que mejor representaba el espíritu de la época. El giro busca salir de la rigidez, de la racionalidad y de la seriedad para representar la busqueda de intimidad y el placer. Esto se logra no solo con el cambio de temática, sino que también hay un cambio en las técnicas, con la utilización de colores pasteles, suaves y luminosos, y dejando de lado la importancia al dibujo. Los temas más abundantes son las fiestas galantes y campestres, las historias pastoriles y las aventuras amorosas y cortesanas, entre otras.

4 comentarios:

  1. Hola cómo estas? Nuevamente un blog tuyo coincide con otra se mis pasiones, la historia del arte (y la carrera que siempre quise estudiar y que algún día pienso hacerlo, por ahora estudio Nutrición y dietética. Espero ansiosa futuras entradas y como siempre, te sigo en tus blogs, aunque una lastima que hayas dejado de lado el de María Antonieta. Tu redactas las entradas o las sacas de algún lado?
    Un abraso !

    ResponderEliminar
  2. Hola Pamela! Qué bueno verte por este espacio también. Muchas gracias por tu comentario! Para responder a tu pregunta, las entradas las redacto yo.

    Un saludo grande!

    ResponderEliminar
  3. Que guay Anabel, estoy muy contenta de que hayas empezado este blog. Me encantaba el de El Trianon de la Reina y este seguro que me gustará igual o más. Ademas como te dije en el otro, todo lo que escribes me viene genial para mi novelilla del siglo xviii que no sé si algún día terminaré.
    Bueno, aunque no viene muy a cuento mi blog con la historia del siglo xviii te invito a que le eches un vistazo, porque a parte de escribir, me gusta hacer muchas más cosas.
    Te voy a conceder un premio en mi blog, porque me encanta lo que escribes.
    Bss.
    Silvia
    http://alpargatasdesparto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Vaya encanto de blog! No solo es precioso sino que su contenido es increible! Me encanta el arte y la historia así que disfrutaré bastante este lugar. Gracias por compartir tus conocimientos!

    ResponderEliminar